OPINIÓN

La Falacia de «Chachi»

283views


Por Daniela Perez Feijóo

Una falacia es una argumentación que en apariencia podría ser verdadera, pero algún elemento la convierte en falsa.

Una falacia muy común es la del condicional con premisa falsa.

Ejemplo: Yo soy K. Todos los K atienden las necesidades de los trabajadores. Por lo tanto, yo atiendo las necesidades de los trabajadores.

Ese pareciera ser un argumento válido, pero tiene una premisa falsa, por lo tanto conduce a una conclusión falsa.

La presidenta del Consejo Provincial de Educación, en una maniobra desesperada, busca dar vuelta a las bases de Adosac contra sus dirigentes.

La desesperacion surge porque en 4 años de gobierno, el ataque de Alicia Kirchner a los docentes ha sido monstruoso y en el último año, que es año electoral, no los pudo derribar. Entonces dan una vuelta de timón y deciden destruir a los dirigentes sindicales. Pero quieren hacerlo con una estrategia pueril. «Chicos, esos dirigentes son malos, no les crean, créannos a nosotros que somos buenos».

De más está decir que el docente no cae en esas redes. El dirigente sindical es el que ha estado al lado todos estos años de violencia institucional, de ataques, de circulares autoritarias, de amenazas con sumarios, de descuentos, de carencias en salud. Y, si bien no ha podido solucionar todos los problemas por lo desigual de las fuerzas, la sigue remando y de vez en cuando algún pequeño logro se produce: un puntaje se asigna, un sueldo se cobra, un enfermo es atendido, un cargo es ofrecido como corresponde, un docente es respetado. ¿Alcanza con ese trabajo hormiga de gestión? No. Por supuesto que no alcanza. Ahí es donde el dirigente propone la denuncia, la lucha, la manifestación colectiva, el paro, la activación de la protesta. Y en muchos casos lo hace.

Por eso, puede ser que haya docentes desilusionados, desesperanzados, resignados. Pero los docentes saben quién es el responsable de sus males. No son los dirigentes gremiales.

El gobierno quiere hacer creer que los docentes están enojados con sus dirigentes. Pero necesitaba una voz que lo expresara. Entonces promueve la creación de la agrupación Docentes Santacruceños (así, bien directa, bien autoproclamada, bien única) conformada en su mayoría por funcionarios del gobierno o punteros elegidos, que repite como loro los argumentos del CPE o replica los titulares de los diarios oficialistas.

La Chachi da la orden y escriben. Después se sacan fotos con ella, haciendo la V, o pintándose brazos en comunión.

En las últimas paritarias, a los genios del CPE se les ocurre una idea brillante: «Metamos el retroactivo en la oferta salarial, así cuando Adosac rechace, nosotros se lo pagamos igual y quedamos como los buenos de la película».

Acá es cuando hay que decir que el gobierno NO PAGÓ en el 2018, el aumento acordado en el 2017. En noviembre propuso en paritarias pagarlo en gran cantidad de cuotas. Adosac pidio que fuera en un pago, pero los ágiles querían que esa deuda pasara como un aumentito encubierto. Por eso lo pagaban en partes, que se fueron acercando en el tiempo, gracias a la protesta gremial.

Ahora la Chachi argumenta (y no se le cae la cara de vergüenza): Aunque los dirigentes rechacen la propuesta, yo les adelanto el retroactivo, que buena que soy!

Insistimos para que se entienda.

Señora Chachi:

no es ningún adelanto, es una deuda del 2018; no la rechazamos, pedimos que la paguen en una sola cuota y lo solicitamos en noviembre, cuando ud. decidió igual pagarla en partes;

ahora también pedimos un solo pago del retroactivo, ud. lo va a hacer en dos cuotas;

Y finalmente, lo que rechazamos es el aumento pobre que está concediendo, un 21,3 % en tres cuotas que veremos completo algún día de noviembre.

Las falacias son mentiras con formato de verdad. Se usan para engañar. Igual la última falacia de Chachi tiene patas cortas.

Daniela Pérez Feijóo*

La firmante es docente, periodista y secretaria gremial de Adosac Pico Truncado.


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail